X
X
X
X
Principio de página

“Esperamos que cuando el pediatra vea los hallazgos físicos, y si el radiólogo toma radiografías, que ambos puedan decir que estas vertebras no son normales y que se necesitan derivar al niño a un genetista”. – Dr. Harmatz

El diagnóstico temprano y certero es fundamental para los pacientes con MPS

La genética es esencial para el diagnóstico y el tratamiento de las MPS a largo plazo

Más de un siglo de investigación, experiencia clínica y hallazgos médicos están culminando en una nueva era de atención y terapias multidisciplinarias para los pacientes diagnosticados con mucopolisacaridosis (MPS). El diagnóstico temprano es más crítico que nunca para poder garantizar que los pacientes puedan beneficiarse de los avances en el cuidado terapéutico y tratamiento específico de la enfermedad.1

  • La edad al momento del diagnóstico para pacientes con MPS varía significativamente, de 6 meses a la edad adulta

Las MPS son un grupo de deficiencias enzimáticas serias, progresivas, heredadas genéticamente, de expresión heterogénea.3-5 Las MPS son tipos de enfermedades de almacenamiento lisosomal; los pacientes son afectados a nivel celular y tienen manifestaciones clínicas multisistémicas.1,4,6

La variabilidad en la presentación y en el curso clínico de la enfermedad en todas las MPS, y dentro de cada tipo, puede demorar el diagnóstico de manera significativa.1 Los factores que tienen impacto sobre la identificación y el diagnóstico incluyen los siguientes7:

  • Edad de aparición
  • Compromiso de sistema corporal
  • Indice de progresión
Los pacientes con MPS pueden ser diagnosticados tardíamente y esto puede alterar sus resultados de manera dramática.2

El diagnóstico temprano depende de la identificación temprana

Los pacientes con MPS de progresión lenta pueden fácilmente permanecer sin diagnóstico — es fundamental estar familiarizado con el espectro clínico completo para obtener un diagnóstico temprano y certero

Independientemente del escenario clínico, pueden existir signos manifiestos y generalmente observables que deben generar sospecha. Por medio de exámenes, es posible descubrir sintomatología adicional a través de evaluaciones clínicas específicas de cada especialidad, resultados de laboratorio y antecedentes del paciente. Esta división se muestra a continuación.

Signos y síntomas de MPS1-4,8-21

Musculosqueléticos

Rasgos característicos

  • Marcha anormal
  • Displasia ósea
  • Manos en garra
  • Rasgos faciales toscos
  • Dolor articular
  • Macrocefalia
  • Pectus carinatum
  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Baja estatura/crecimiento retardadoa

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Marcha anormal
  • Deformidades óseas
  • Disostosis múltiple
  • Genu valgo
  • Compromiso articular (contracturas, laxitud articular) sin inflamación
  • Subluxación espinal
Reumatológicos

Rasgos característicos

  • Movilidad reducida en las articulaciones
  • Rigidez y dolor de cadera
  • Dolor articular
  • Rigidez o laxitud articular

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Síndrome de túnel carpiano
  • Compromiso articular sin inflamación en las articulaciones ni lesiones óseas erosivas
Otorrinolaringológico

Rasgos característicos

  • Pérdida auditiva conductiva y/o neurosensorial
  • Lengua agrandada
  • Otitis media recurrente

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Epiglotis anormal
  • Puente nasal deprimido
  • Adenoides hipertróficas
  • Amígdalas hipertróficas
  • Moco en el oído medio
  • Estrechamiento de las vías aéreas supraglótica e intraglótica
  • Malformación osicular
  • Rinorrea excesiva y recurrente
  • Otitis media recurrente
  • Engrosamiento / compresión traqueal
  • Obstrucción tubular
  • Engrosamiento de la membrana timpánica
Oftalmológicos

Rasgos característicos

  • Cataratas
  • Opacidad corneal difusa
  • Glaucoma

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Ambliopía
  • Opacidad corneal con apariencia de “vidrio molido”
  • Alta hiperopia
  • Hipertelorismo
  • Anormalidades del nervio óptico (inflamación y atrofia)
  • Vascularización periférica de la cornea
  • Pseudo-exoftalmos progresivos
  • Disminución de la actividad visual
  • Retinopatía
  • Estrabismo
Neurológicos

Rasgos característicos

  • Anormalidades del comportamiento (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Retraso del desarrollo cognitivo (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Deficiencia auditiva
  • Convulsiones (generalmente ausente MPS IVA y VI)

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Quistes aracnoides (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Atrofia cerebral (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Síndrome de túnel carpiano
  • Compresión/mielopatía/subluxación cervical
  • Agrandamiento del espacio perivascular
  • Hidrocefalia
  • Displasia de odontoides
  • Paquimeningitis cervical
  • Edema papilar/atrofia óptica
  • Sordera neurosensorial
  • Anormalidades de intensidad de señal
  • Estenosis espinal
  • Ventriculomegalia
Cardiovasculares

Rasgos característicos

  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Hipertensión pulmonar
  • Válvulas mitrales o aórticas engrosadas, regurgitantes o estenóticas con presencia de hipertrofia ventricular
  • Tricuspid regurgitation
Pulmonares

Rasgos característicos

  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Apnea del sueño

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Obstrucción de las vías aéreas superiores e inferiores (estrechamiento bronquial, estrechamiento de las vías supraglótica e infraglótica)
  • Reducción progresiva del volumen pulmonar
  • Infecciones respiratorias
  • Trastornos del sueño (apnea obstructiva del sueño /síndrome hipopnea y síndrome de resistencia de la vía aérea superior)
Gastrointestinales

Rasgos característicos

  • Dolor abdominal
  • Constipación
  • Hepatoesplenomegalia
  • Hernias
  • Heces blandas

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Hepatoesplenomegalia
Dentales

Rasgos característicos

  • Superficies bucales anormales
  • Dentinogénesis imperfecta
  • Hipodoncia
  • Cúspides en punta
  • Incisivos con forma de pala
  • Esmalte desgastado

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Superficies bucales anormales
  • Esmalte desgastado

aEl compromiso esquelético y la baja estatura pueden ser menos evidentes en algunos pacientes.

Observe más de cerca los sistemas afectados por MPS

La presentación y la progresión de la enfermedad son impredecibles, multisistémicas y variables en todas las MPS, lo que hace que el diagnóstico sea realmente un desafío

El diagnóstico tardío es común, y puede tener consecuencias devastadoras en los pacientes. La identificación temprana de signos y síntomas en todos los sistemas puede ser crítica para un diagnóstico temprano y certero. Familiarícese con los distintos signos y síntomas de las MPS que pueden presentarse en su consultorio.2

Los signos y síntomas distintivos de las MPS incluyen los siguientes:

disostosis múltiple

compromiso articular sin inflamación

la consideración de padecer una MPS en basados en patrones sospechosos de signos y síntomas es el primer paso hacia un diagnóstico definitivo de una MPS específica. Cabe destacar que el reconocimiento de la naturaleza heterogénea de la enfermedad de progresión lenta es fundamental para acortar el tiempo hasta de diagnóstico en muchos pacientes.9

En las MPS, incluso cuando el patrón es distinto, los riesgos son los mismos

La identificación de las MPS de progresión lenta y no clásica es fundamental para acortar el tiempo hasta el diagnóstico 8

En las MPS, el fenotipo físico puede contradecir la progresión rápida en órganos.8

  • Los pacientes con un fenotipo de progresión lenta o no clásico pueden tener un compromiso en órganos temprano y fatal.8
  • La identificación de MPS las de progresión lenta o no clásica puede permitir una rápida intervención y mejorar los resultados.8

La MPS de progresión lenta o no clásica debe tenerse en cuenta cuando los pacientes presentan alguna de las siguientes características:

  • Displasia esquelética con evidencia de compromiso sistémico 8
  • Displasia espondiloepifisiaria 8
  • Displasia epifisiaria múltiple8
  • Enfermedad de Legg-Calvé-Perthes 8
  • Anormalidades articulatorias sin evidencia de inflamación 1

Diferencia en la deficiencia enzimática y fisiopatológica

Las causas genéticas y patofisiológicas de las MPS son diversas, a pesar de que a menudo comparten los mismos síntomas

La característica bioquímica común de las MPS es la acumulación de sustratos enzimáticos lisosomales.4,6,23 Actualmente se conocen 11 deficiencias enzimáticas causantes de MPS.4,23,24 la fisiopatología es epecífica para cada uno de los subtipos de las MPS

  • El sitio de producción y degradación de los sustratos enzimáticos específicos 23,24
  • El grado de actividad enzimática residual del paciente 4,24
Major-musculoskeletal-manifestations-of-MPS-by-type-of-disorder-01_AMc

La determinación precisa de una MPS es muy importante

El discernimiento de la deficiencia enzimática específica y el diagnóstico definitivo resultante puede llevar a una intervención temprana en caso de que la terapia de reemplazo enzimático (TRE) esté disponible.2,23 Incluso cuando la TRE no está disponible, el tratamiento específico de la enfermedad puede optimizar los resultados en los pacientes.2 Si existen sospechas un tipo de MPS, se garantiza un panel enzimático minucioso.1

La detección de las deficiencias enzimáticas se basa en la medición de la actividad enzimática en fibroblastos o lecucocitos, que es el método recomendado para confirmar el diagnóstico.25 A continuación encontramos una descripción general del algoritmo hacia el diagnóstico de MPS VI.

Paradigma de estudio diagnóstico en MPS VI

Sospecha clínica y/o radiográfica de MPS VI
Discusión del estudio con la familia

Seleccionar una opción de detección

  • El estudio de DBS puede ser utilizado en la detección; el patrón de oro actual para el diagnóstico es la muestra de sangre en leucocitos o fibroblastos
  • En la actualidad existen múltiples ensayos mútliples para detectar enfermedades lisosomales
  • Se requiere de la medición de varias enzimas para descartar deficiencias enzimáticas múltiples y problemas de tráfico depósito lisosomal
  • La enzima lisosomal de referencia debe ser estudiada simultáneamente para confirmar a integridad de la muestra
  • Minimice los tiempos de transporte de la muestra; se recomienda el arribo al día siguiente
  • Si la actividade ASB es baja, se debe medir una segunda sulfatasa para descartar una deficiencia múltiple de sulfatasa

Estudio diagnóstico para MPS VI

Medición de actividad ASB en muestras de leucocitos o fibroblastos (patrón de oro)
  • Baja actividad ASB
  • La enzima lisosomal de referencia debe ser estudiada simultáneamente para confirmar la integridad de la muestra
  • Si la actividade ASB es baja, se debe medir una segunda sulfatasa para descartar una deficiencia múltiple de sulfatasa
  • Si se utiliza un muestra de fibroblasto, se debe medir una enzima de referencia manosa 6-fosfato para descartar enfermedad de célula I

Opciones de estudios adicionales

  • Confirmación de baja actividad de la enzima ASB mediante una nueva medición en una muestra o tejido distinto

A continuación se muestra un algoritmo básico que puede ser utilizado para confirmar el diagnóstico de Morquio A (MPS IVA).

Algoritmo de diagnóstico para Morquio A26

diagnostic-algorithm-1

Se encuentran disponibles paneles enzimáticos para estudiar la baja actividad en todas las 11 enzimas. Esta metodología puede evaluar de forma rápida y precisa la actividad enzimática de las enzimas claves en todos los tipos de MPS y de enfermedades de almacenamiento lisosomal .1,25

Lea Más

Sí sospecha de MPS y la necesidad de saber cómo acceder a recursos de prueba, localizar las opciones de tratamiento, o si se remite a una atención más especializada, póngase en contacto con BioMarin para más detalles.

Es una nueva era. Manténgase informado

References:  1. Lehman TJA, Miller N, Norquist B, Underhill L, Keutzer J. Diagnosis of the mucopolysaccharidoses. Rheumatology. 2011;50(suppl 5):v41-v48.  2. Hendriksz C. Improved diagnostic procedures in attenuated mucopolysaccharidosis. Br J Hosp Med. 2011;72(2):91-95.  3. Clarke LA, Winchester B, Giugliani R, Tylki-Szymańska A, Amartino H. Biomarkers for the mucopolysaccharidoses: discovery and clinical utility. Mol Genet Metab. 2012;106(4):396-402. doi:10.1016/j.ymgme.2012.05.003.  4. Muenzer J. The mucopolysaccharidoses: a heterogeneous group of disorders with variable pediatric presentations. J Pediatr. 2004;144(suppl 5):S27-S34.  5. Muenzer J. Early initiation of enzyme replacement therapy for the mucopolysaccharidoses. Mol Genet Metab. 2014;111(2):63-72. doi:10.1016/j.ymgme.2013.11.015.  6. Muenzer J, Beck M, Eng CM, et al. Long-term, open-labeled extension study of idursulfase in the treatment of Hunter syndrome. Genet Med. 2011;13(2):95-101. doi:10.1097/GIM.0b013e3181fea459.  7. Valayannopoulos V, Nicely H, Harmatz P, Turbeville S. Mucopolysaccharidosis VI. Orphanet J Rare Dis. 2010;5:5. doi:10.1186/1750-1172-5-5.  8. Lachman RS, Burton BK, Clarke LA, et al. Mucopolysaccharidosis IVA (Morquio A syndrome) and VI (Maroteaux-Lamy syndrome): under-recognized and challenging to diagnose. Skeletal Radiol. 2014;43(3):359-369. doi:10.1007/s00256-013-1797-y.  9. Thümler A, Miebach E, Lampe C, et al. Clinical characteristics of adults with slowly progressing mucopolysaccharidosis VI: a case series. J Inherit Metab Dis. 2012;35(6):1071-1079. doi:10.1007/s10545-012-9474-1.  10. Montaño AM, Tomatsu S, Gottesman GS, Smith M, Orii T. International Morquio A Registry: clinical manifestation and natural course of Morquio A disease. J Inherit Metab Dis. 2007;30(2):165-174. doi:10.1007/s10545-007-0529-7.  11. Kinirons MJ, Nelson J. Dental findings in mucopolysaccharidosis type IV A (Morquio’s disease type A). Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1990;70(2):176-179.  12. Hendriksz CJ, Berger KI, Giugliani R, et al. International guidelines for the management and treatment of Morquio A syndrome. Am J Med Genet Part A. 2014;9999A:1-15. doi:10.1002/ajmg.a.36833.  13. Lachman R, Martin KW, Castro S, Basto MA, Adams A, Teles EL. Radiologic and neuroradiologic findings in the mucopolysaccharidoses. J Pediatr Rehabil Med. 2010;3(2):109-118. doi:10.3233/PRM-2010-0115.  14. Cimaz R, Coppa GV, Koné-Paut I, et al. Joint contractures in the absence of inflammation may indicate mucopolysaccharidosis [hypothesis]. Pediatr Rheumatol Online J. 2009;7:18. doi:10.1186/1546-0096-7-18.  15. Fahnehjelm KT, Ashworth JL, Pitz S, et al. Clinical guidelines for diagnosing and managing ocular manifestations in children with mucopolysaccharidosis. Acta Ophthalmol. 2012;90(7):595-602. doi:10.1111/j.1755-3768.2011.02280.x.  16. Zafeiriou DI, Batzios SP. Brain and spinal MR imaging findings in mucopolysaccharidoses: a review. AJNR Am J Neuroradiol. 2013;34(1):5-13. doi:10.3174/ajnr.A2832.  17. Braunlin EA, Harmatz PR, Scarpa M, et al. Cardiac disease in patients with mucopolysaccharidosis: presentation, diagnosis and management. J Inherit Metab Dis. 2011;34(6):1183-1197. doi:10.1007/s10545-011-9359-8.  18. Braunlin E, Orchard PJ, Whitley CB, Schroeder L, Reed RC, Manivel JC. Unexpected coronary artery findings in mucopolysaccharidosis. Report of four cases and literature review. Cardiovasc Pathol. 2014;23(3):145-151. doi:10.1016/j.carpath.2014.01.001.  19. Mesolella M, Cimmino M, Cantone E, et al. Management of otolaryngological manifestations in mucopolysaccharidoses: our experience. Acta Otorhinolaryngol Ital. 2013;33(4):267-272.  20. Berger KI, Fagondes SC, Giugliani R, et al. Respiratory and sleep disorders in mucopolysaccharidosis. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):201-210. doi:10.1007/s10545-012-9555-1.  21. Martins AM, Dualibi AP, Norato D, et al. Guidelines for the management of mucopolysaccharidosis type I. J Pediatr. 2009;155(4)(suppl 2):S32-S46. doi:10.1016/j.jpeds.2009.07.005.  22. Quartel A, Hendriksz CJ, Parini R, Graham S, Lin P, Harmatz P. Growth charts for individuals with mucopolysaccharidosis VI (Maroteaux-Lamy Syndrome). JIMD. 2015;18:1-11. doi:10.1007/8904_2014_333.  23. Coutinho MF, Lacerda L, Alves S. Glycosaminoglycan storage disorders: a review. Biochem Res Int. 2012;2012:471325. doi:10.1155/2012/471325.  24. Filocamo M, Morrone A. Lysosomal storage disorders: molecular basis and laboratory testing. Hum Genomics. 2011;5(3):156-169. doi:10.1186/1479-7364-5-3-156.  25. Wood T, Bodamer OA, Burin MG, et al. Expert recommendations for the laboratory diagnosis of MPS VI. Mol Genet Metab. 2012;106(1):73-82. doi:10.1016/j.ymgme.2012.02.005.  26. Data on file. Biomarin Pharmaceutical, Inc.