X
X
X
X
Principio de página

“Esperamos que cuando el pediatra vea los hallazgos físicos, y si el radiólogo saca radiografías, que ellos puedan decir que estas vértebras no parecen normales [y] necesitamos remitir a este niño al genetista.” – Dr. Harmatz

¿Hay una enfermedad genética poco frecuente escondida en su consultorio?

Normalmente mal caracterizada como una enfermedad de la infancia o un trastorno musculoesquelético, la MPS puede ser más común de lo que usted imagina

Las mucopolisacridosis (MPS) son un grupo de deficiencias enzimáticas hereditarias con presentación heterogénea y progresión variable de la enfermedad que se supone afectan a 1 de 22,500 nacimientos sanos en el mundo.1,2

En todas las MPS se observan manifestaciones clínicas y tasas de progresión similares. La imagen a continuación muestra patrones de MPS de progresión de la enfermedad tal como se observan en pacientes con MPS VI.

Todos los pacientes, independientemente de la presentación inicial, se encuentran en riesgo de daño irreversible en órganos.

Progresión variable de la enfermedad en pacientes con MPS VI

  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-recién-nacido
    Recién nacido
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-2-años
    2 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-6-años
    6 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-10-años
    10 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-16-años
    16 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-26-años
    26 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-7-meses
    7 Meses
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-3-años
    3 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-7-años
    7 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-10-años
    10 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-11-años
    11 Años
  • MPS-VI-de-progresión-rápida-en-paciente-de-13-años
    13 Años

La demora en el diagnóstico es común y puede tener un efecto devastador en los pacientes 3

Lo poco frecuente de la enfermedad, su progresión y presentación variable, la inmensa cantidad de síntomas no específicos asociados con MPS hacen que el diagnóstico sea un desafío. El tiempo transcurrido hasta el diagnóstico, desde la manifestación del primer síntoma, puede variar de 6 meses a décadas.3

time-to-diagnosis-in-a-series-of-patients-with-slowly-progressing-mps-vi

El diagnóstico temprano es esencial para optimizar los resultados en los pacientes3,5

El diagnóstico temprano permite mejores resultados en los pacientes a través del acceso al tratamiento específico de la enfermedad y a la terapia de reemplazo enzimático.3,5-8

Para muchas MPS, existe una TRE ya disponible o en desarrollo. La mejor manera de diagnosticar una MPS y, a su vez, de iniciar el tratamiento, es derivar a cualquier paciente del que usted sospeche a un genetista o centro del metabolismo familiarizado con este tipo de diagnóstico.5,9

Busque los primeros signos y síntomas de MPS, especialmente los siguientes3,10-12:

  • Clásicos
    • Hernias
    • Anomalías articulares y esqueléticas/li>
    • Baja estatura
    • Cualquier cambio gradual, progresivo en la apariencia física
  • No clásicos
    • Expresiones sutiles de anomalías esqueléticas, incluyendo costillas o clavículas engrosadas, genu valgo sutil, y anormalidades articulares o dolor
    • Disminución de la capacidad de realizar ejercicio y/o compromiso cardiovascular inexplicable, especialmente soplo cardíaco en pacientes pediátricos
    • Deficiencia visual o auditiva inexplicable (opacidad corneal)
Una constelación de hallazgos sugestivos es importante, pero la ausencia de alguno de estos hallazgos o características no necesariamente descarta la posibilidad de un diagnóstico de MPS.10

¿Cuándo sospechar MPS?

Cuando usted observa una cantidad o patrón de signos que abarcan múltiples sistemas corporales y que son indicadores de MPS, no se demore; remita el paciente a un genetista o especialista en metabolismo

Sintomatología de MPS

  • Abarca mútliples sistemas corporales8
  • Puede ser manifiesta o tener que ser descubierta a través de evaluaciones específicas de la especialidad

Los síntomas manifiestos son aquellos que pueden observarse durante una consulta de rutina o examen físico. Investigue las características visuales típicas de las MPS a continuación.

Rasgos generales y signos manifiestos que deben aumentar su sospecha de MPS3,4,8,10,11,13-26

Musculosqueléticos
  • Marcha anormal
  • Displasia ósea
  • Manos en garra
  • Rasgos faciales toscos
  • Dolor articular
  • Macrocefalia
  • Pectus carinatum
  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Baja estatura/crecimiento retardadoa
Reumatológicos
  • Movilidad reducida en las articulaciones
  • Rigidez y dolor de cadera
  • Dolor articular
  • Rigidez o laxitud articular
Otorrinolaringológico
  • Pérdida auditiva conductiva y/o neurosensorial
  • Lengua agrandada
  • Otitis media Recurrente
Oftalmológicos
  • Cataratas
  • Opacidad corneal difusa
  • Glaucoma
Neurológicos
  • Anormalidades del comportamiento (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Síndrome de túnel carpiano
  • Retraso del desarrollo cognitivo (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Deficiencia auditiva
  • Convulsiones (generalmente ausente MPS IVA y VI)
Cardiovasculares
  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
Pulmonares
  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Apnea del sueño
Gastrointestinales
  • Dolor abdominal
  • Constipación
  • Hepatoesplenomegalia
  • Hernias
  • Heces blandas
Dentales
  • Superficies bucales anormales
  • Dentinogénesis imperfecta
  • Hipodoncia
  • Cúspides en punta
  • Incisivos con forma de pala
  • Esmalte desgastado

aEl compromiso esquelético y la baja estatura pueden ser menos evidentes en algunos pacientes.

La prevalencia de síntomas varía según la enfermedad. El ejemplo a continuación muestra la prevalencia de síntomas en pacientes con Morquio A (MPS IVA).

prevalence-of-symptoms-in-patients-with-morquio-a
La marcha más lenta, la disminución de la resistencia, y el paso más corto de lo habitual debe crear la sospecha de tener una MPS.28

La baja estatura—a pesar de ser común en MPS—puede no estar presente en todos los pacientes con MPS

  • De acuerdo con la evolución natural de los pacientes con Morquio A, la mayoría de los pacientes presenta baja estatura, con su correspondiente tronco y cuello cortos.16
  • La altura puede variar debido a la distinta progresión de la enfermedad; sin embargo, los pacientes con enfermedad de progresión lenta o no clásica pueden no tener baja estatura.13,14

El gráfico a continuación, representativo de la trayectoria de crecimiento típica de individuos con MPS, fue obtenido de un cohorte de 326 pacientes con Morquio A que participaron en el registro Internacional Morquio A.13

growth-trajectory-in-patients-with-morquio-a-01
Los pacientes jóvenes que están fuera de la curva de crecimiento deben generar sospecha de MPS.

Cualquier número o patrón de signos debe aumentar su sospecha clínica

Las MPS pueden presentarse de varias maneras, a menudo como un conjunto de síntomas multisistémicos aparentemente no relacionados. Sin embargo, algunos síntomas aislados merecen una remisión al genetista o centro del metabolismo.3,9

Los antecedentes y la necesidad quirúrgica del paciente deben también alertarlo acerca de una posible MPS

La necesidad quirúrgica es alta entre los pacientes con MPS. Como muestra de esta necesidad, >70% de los pacientes ≥5 años que participaron del Programa de Evaluación Clínica Morquio (MorCAP), un estudio de evolución natural, fue sometido por lo menos a 1 cirugía.27

Procedimientos-quirúrgicos-comunes-para-MPS-observados-en-Morquio-A_Amc

Procedimientos quirúrgicos comunes para MPS observados en la población de Morquio A 27,a

El conocimiento de la historia clínica del paciente—además de los signos y síntomas —puede agilizar el diagnóstico temprano y preciso, y por lo tanto, mejorar la vida de los pacientes.

Observe más de cerca los sistemas afectados por la MPS

La presentación y la progresión de la son impredecibles, multisistémicas y variables en todas las enfermedades MPS, lo que hace que el diagnóstico sea realmente un desafío.3

El diagnóstico tardío es común, y puede tener consecuencias devastadoras en los pacientes. La identificación temprana de signos y síntomas en todos los sistemas puede ser crítica para un diagnóstico temprano y certero .3,7,8 Familiarícese con los distintos signos y síntomas de MPS que pueden presentarse en su consultorio.

Enfermedades que pueden parecer MPS

Las MPS pueden imitar otros cuadros

Como el tratamiento para las MPS puede tener un fuerte impacto en la vida de los pacientes, el diagnóstico temprano y certero es fundamental.8,29 Si existe cualquier sospecha de MPS, piense en consultar un genetista o centro del metabolismo.3

las MPS presenta un gran abanico de signos y síntomas, lo que lleva a una larga lista de posibles diagnósticos equivocados.8 Los errores de diagnóstico más comunes incluyen displasia espondiloepifisiaria congénita (SED), displasia epifisiaria múltiple (MED), y enfermedad de Legg-Calvé-Perthes.14

A continuación se incluye una tabla más completa de los errores de diagnóstico comunes.

Diagnóstico-diferencial-para-descartar-MPS-35_Amc

La tabla a continuación muestra una revisión de historias clínicas de signos y síntomas en 18 pacientes con Morquio A identificó varios errores de diagnóstico y otros diagnósticos clínicos.

misdiagnosed-conditions-prior-to-morquio-a-diagnosis-vert-01

De manera similar, tal como se describe en la tabla, un análisis de 18 pacientes con MPS VI realizado por médicos tratantes identificó los errores de diagnóstico más comunes asociados con este subtipo.

reported-misdiagnoses-in-a-cohort-of-18-patients-with-mps-vi
El avance de tratamientos específicos para la MPS destaca la importancia de la intervención temprana y de la remisión de pacientes con sospecha de SED, MED, o enfermedad Legg-Calvé-Perthes a un genetista o centro del metabolismo.3,14,29

En caso de dudas sobre el diagnóstico diferencial, remita a los pacientes a un genetista o centro del metabolismo.3

Estudios de casos: descubra el espectro clínico completo

Lea Más

Early investigation leads to early intervention.
Avoid delay.

Es una nueva era. Manténgase informado

References:  1. Kakkis ED, Neufeld EF. The mucopolysaccharidoses. In: Berg BO, ed. Principles of child neurology. New York, NY: McGraw-Hill; 1996:1141-1166.  2. Coman DJ, Hayes IM, Collins V, Sahhar M, Wraith JE, Delatycki MB. Enzyme replacement therapy and extended newborn screening for mucopolysaccharidoses: opinions of treating physicians. JIMD Rep. 2011;1:9-15. doi:10.1007/8904_2011_9.  3. Lehman TJA, Miller N, Norquist B, Underhill L, Keutzer J. Diagnosis of the mucopolysaccharidoses. Rheumatology. 2011;50(suppl 5):v41-v48.  4. Jurecka A, Zakharova E, Malinova V, Voskoboeva E, Tylki-Szymańska A. Attenuated osteoarticular phenotype of type VI mucopolysaccharidosis: a report of four patients and a review of the literature. Clin Rheumatol. 2014;33(5):725-731. doi:10.1007/s10067-013-2423-z.  5. Muenzer J, Beck M, Eng CM, et al. Long-term, open-labeled extension study of idursulfase in the treatment of Hunter syndrome. Genet Med. 2011;13(2):95-101. doi:10.1097/GIM.0b013e3181fea459.  6. Clarke LA. Pathogenesis of skeletal and connective tissue involvement in the mucopolysaccharidoses: glycosaminoglycan storage is merely the instigator. Rheumatology (Oxford). 2011;50(suppl 5):v13-18. doi:10.1093/rheumatology/ker395.  7. Morishita K, Petty RE. Musculoskeletal manifestations of mucopolysaccharidoses. Rheumatology. 2011;50(suppl 5):v19-v25. doi:10.1093/rheumatology/ker397.  8. Hendriksz C. Improved diagnostic procedures in attenuated mucopolysaccharidosis. Br J Hosp Med. 2011;72(2):91-95.  9. Wood TC, Harvey K, Beck M, et al. Diagnosing mucopolysaccharidosis IVA. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):293-307. doi:10.1007/s10545-013-9587-1.  10. Muenzer J. The mucopolysaccharidoses: a heterogeneous group of disorders with variable pediatric presentations. J Pediatr. 2004;144(suppl 5):S27-S34.  11. Thümler A, Miebach E, Lampe C, et al. Clinical characteristics of adults with slowly progressing mucopolysaccharidosis VI: a case series. J Inherit Metab Dis. 2012;35(6):1071-1079. doi:10.1007/s10545-012-9474-1.  12. Valayannopoulos V, Nicely H, Harmatz P, Turbeville S. Mucopolysaccharidosis VI. Orphanet J Rare Dis. 2010;5:5. doi:10.1186/1750-1172-5-5.  13. Montaño AM, Tomatsu S, Gottesman GS, Smith M, Orii T. International Morquio A Registry: clinical manifestation and natural course of Morquio A disease. J Inherit Metab Dis. 2007;30(2):165-174. doi:10.1007/s10545-007-0529-7.  14. Lachman RS, Burton BK, Clarke LA, et al. Mucopolysaccharidosis IVA (Morquio A syndrome) and VI (Maroteaux-Lamy syndrome): under-recognized and challenging to diagnose. Skeletal Radiol. 2014;43(3):359-369. doi:10.1007/s00256-013-1797-y.  15. Kinirons MJ, Nelson J. Dental findings in mucopolysaccharidosis type IV A (Morquio’s disease type A). Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1990;70(2):176-179.  16. Hendriksz CJ, Berger KI, Giugliani R, et al. International guidelines for the management and treatment of Morquio A syndrome. Am J Med Genet Part A. 2014;9999A:1-15. doi:10.1002/ajmg.a.36833.  17. Lachman R, Martin KW, Castro S, Basto MA, Adams A, Teles EL. Radiologic and neuroradiologic findings in the mucopolysaccharidoses. J Pediatr Rehabil Med. 2010;3(2):109-118. doi:10.3233/PRM-2010-0115.  18. Cimaz R, Coppa GV, Koné-Paut I, et al. Joint contractures in the absence of inflammation may indicate mucopolysaccharidosis [hypothesis]. Pediatr Rheumatol Online J. 2009;7:18. doi:10.1186/1546-0096-7-18.  19. Fahnehjelm KT, Ashworth JL, Pitz S, et al. Clinical guidelines for diagnosing and managing ocular manifestations in children with mucopolysaccharidosis. Acta Ophthalmol. 2012;90(7):595-602. doi:10.1111/j.1755-3768.2011.02280.x.  20. Zafeiriou DI, Batzios SP. Brain and spinal MR imaging findings in mucopolysaccharidoses: a review. AJNR Am J Neuroradiol. 2013;34(1):5-13. doi:10.3174/ajnr.A2832.  21. Braunlin EA, Harmatz PR, Scarpa M, et al. Cardiac disease in patients with mucopolysaccharidosis: presentation, diagnosis and management. J Inherit Metab Dis. 2011;34(6):1183-1197. doi:10.1007/s10545-011-9359-8.  22. Braunlin E, Orchard PJ, Whitley CB, Schroeder L, Reed RC, Manivel JC. Unexpected coronary artery findings in mucopolysaccharidosis. Report of four cases and literature review. Cardiovasc Pathol. 2014;23(3):145-151. doi:10.1016/j.carpath.2014.01.001.  23. Mesolella M, Cimmino M, Cantone E, et al. Management of otolaryngological manifestations in mucopolysaccharidoses: our experience. Acta Otorhinolaryngol Ital. 2013;33(4):267-272.  24. Berger KI, Fagondes SC, Giugliani R, et al. Respiratory and sleep disorders in mucopolysaccharidosis. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):201-210. doi:10.1007/s10545-012-9555-1.  25. Martins AM, Dualibi AP, Norato D, et al. Guidelines for the management of mucopolysaccharidosis type I. J Pediatr. 2009;155(4)(suppl 2):S32-S46. doi:10.1016/j.jpeds.2009.07.005.  26. Clarke LA, Winchester B, Giugliani R, Tylki-Szymańska A, Amartino H. Biomarkers for the mucopolysaccharidoses: discovery and clinical utility. Mol Genet Metab. 2012;106(4):396-402. doi:10.1016/j.ymgme.2012.05.003.  27. Harmatz P, Mengel KE, Giugliani R, et al. The Morquio A clinical assessment program: baseline results illustrating progressive, multisystemic clinical impairments in Morquio A subjects. Mol Genet Metab. 2013;109(1):54-61. doi:10.1016/j.ymgme.2013.01.021.  28. Dhawale AA, Church C, Henley J, et al. Gait pattern and lower extremity alignment in children with Morquio syndrome. J Pediatr Orthop B. 2013;22(1):59-62. doi:10.1097/BPB.0b013e32835a0e6d.  29. Muenzer J. Early initiation of enzyme replacement therapy for the mucopolysaccharidoses. Mol Genet Metab. 2014;111(2):63-72. doi:10.1016/j.ymgme.2013.11.015.  30. Bhattacharya K, Balasubramaniam S, Choy YS, et al. Overcoming the barriers to diagnosis of Morquio A syndrome. Orphanet J Rare Dis. 2014;9:192. doi:10.1186/s13023-014-0192-7.  31. Choy YS, Bhattacharya K, Balasubramaniam S, et al. Identifying the need for a multidisciplinary approach for early recognition of mucopolysaccharidosis VI (MPS VI). Mol Genet Metab. 2015;115(1):41-47. doi:10.1016/j.ymgme.2015.03.005.  32. Data on file. Biomarin Pharmaceutical, Inc.  33. Drummond JC, Krane EJ, Tomatsu S, Theroux MC, Lee RR. Paraplegia after epidural-general anesthesia in a Morquio patient with moderate thoracic spinal stenosis. Can J Anesth. 2015;62(1):45-49. doi:10.1007/s12630-014-0247-1.  34. Sharkia R, Mahajnah M, Zalan A, Sourlis C, Bauer P, Schöls L. Sanfilippo type A: new clinical manifestations and neuro-imaging findings in patients from the same family in Israel: a case report. J Med Case Rep. 2014;8:78. doi:10.1186/1752-1947-8-78.