X
X
X
X
Principio de página

“Las MPS se presentan de diversas maneras y con un amplio espectro de gravedad. Pueden presentarse como una disfunción de un sólo órgano o como un problema pediátrico habitual. El cuadro puede fácilmente pasar inadvertido, incluso para los especialistas. Sin un alto grado de sospecha y un estudio de diagnóstico detallado, puede no detectarse durante años, hasta incluso después de la cirugía.” –Dr. Choy

Reconozca la posibilidad—aumente la sospecha

En muchos cuadros genéticos, es común el diagnóstico tardío debido a la falta de sospecha clínica

Muchos pacientes con mucopolisacaridosis (MPS) son diagnosticados de manera tardía por tratarse de una enfermedad poco frecuente, por la heterogeneidad fenotípica y por una cantidad inmumerable de síntomas aparentemente no relacionados asociados con la enfermedad.1-3 Una encuesta realizada recientemente a pacientes con enfermedades poco frecuentes (N=920) patrocinada por Global Genes Project, reveló que el tiempo promedio transcurrido desde la aparición del síntoma hasta el diagnóstico certero fue de 4,8 años, dentro de un rango de 0 a 20 años.4 Normalmente malinterpretadas como cuadros musculoesqueléticos, las MPS son un grupo de deficiencias enzimáticas hereditarias que se manifiestan en complicaciones progresivas, multisistémicas, que ponen en riesgo la vida del paciente.5-7

El surgimiento de terapias específicas para algunas MPS han aumentado la necesidad de un diagnóstico temprano y certero.1,6,8-10 Cualquier demora en el diagnóstico o tratamiento puede ocasionar lo siguiente:

  • Complicaciones sistémicas serias 11,12
  • Daño irreversible en órganos 12
  • Demora en el inicio de la terapia de reemplazo enzimático (TRE) para tratar la deficiencia enzimática subyacente 2
  • Falta de acceso al tratamiento específico de la enfermedad, con un aumento concomitante del riesgo de mortalidad quirúrgica 1,6,9,10,13
Como existen tratamientos para varias MPS, un diagnóstico tardío puede significar un retraso en la terapia y/o retraso en el tratamiento específico de la enfermedad.6,9,10

MPS: escondida a la vista de todos

La identificación antes de tiempo depende de la sospecha anticipada

Las enfermedades MPS son clínicamente heterogéneas y ocasionan serias complicaciones independientemente del grado de progresión de las mismas, que puede variar de manera lenta o rápida. A pesar de que el grado de progresión es fundamental para determinar la gravedad de la enfermedad, los pacientes con una enfermedad de progresión lenta también se encuentran en riesgo de la morbilidad y mortalidad, comúnmente asociadas con la enfermedad de progresión rápida .2,6,14

  • Sin tratamiento, muchas personas no tienen una larga supervivencia hasta la edad adulta (segunda y tercera década).15
  • En las personas con enfermedad de progresión lenta, los síntomas generalmente se manifiestan a lo largo de la vida.14,16

Los pacientes con MPS pueden tener patrones clásicos y no clásicos de signos y síntomas.16

  • La sintomatología clásica presenta patrones de signos y síntomas fácilmente reconocibles que han sido ampliamente documentados en la literatura y en la práctica clínica.16
  • La sintomatología no clásica se presenta de manera más sutil—sin los rasgos faciales distintivos, la baja estatura, ni el compromiso musculoesquelétcio evidente de las formas clásicas de MPS— por lo que este fenotipo es más difícil de distinguir de otros trastornos esqueléticos o metabólicos más comunes.16
  • A modo de ejemplo, la investigación reciente ha demostrado que aproximadamente 25% de los pacientes con síndrome de Morquio A (MPS IVA) presentan un fenotipo no clásico.17
  • overview1.1
    4 Años
  • overview1.2
    4 Años

La enfermedad de progresión lenta—y/o apariencia fenotípica no clásica —puede ocultar un curso clínico severo de progresión en el organismo.18 Cualquiera sea el fenotipo, los síntomas pueden avanzar hasta causar un daño irreversible.12

signos y manifestaciones clínicas observables que deben generar sospecha

Musculosqueléticos

Rasgos característicos

  • Marcha anormal
  • Displasia ósea
  • Manos en garra
  • Rasgos faciales toscos
  • Dolor articular
  • Macrocefalia
  • Pectus carinatum
  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Baja estatura/retraso en el crecimiento*

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Marcha anormal
  • Deformidades óseas
  • Disostosis múltiple
  • Genu valgo
  • Compromiso articular (contracturas, laxitud articular) sin inflamación
  • Subluxación espinal
Reumatológicos

Rasgos característicos

  • Movilidad reducida en las articulaciones
  • Rigidez y dolor de cadera
  • Dolor articular
  • Rigidez o laxitud articular

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Síndrome de túnel carpiano
  • Compromiso articular sin inflamación en las articulaciones ni lesiones óseas erosivas
Oído, Nariz y Garganta

Rasgos característicos

  • Pérdida auditiva conductiva y/o neurosensorial
  • Lengua agrandada
  • Otitis media

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Epiglotis anormal
  • Puente nasal deprimido
  • Adenoides hipertróficas
  • Amígdalas hipertróficas
  • Moco aumento de secreciones en el oído medio
  • Estrechamiento de las vías aéreas supraglótica e intraglótica
  • Malformación osicular
  • Rinorrea excesiva y recurrente
  • Otitis media recurrente
  • Engrosamiento / compresión traqueal
  • Obstrucción tubular
  • Engrosamiento de la membrana timpánica
Oftalmológicos

Rasgos característicos

  • Cataratas
  • Opacidad corneal difusa
  • Glaucoma

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Ambliopía
  • Opacidad corneal con apariencia de “vidrio molido”
  • Alta hiperopia
  • Hipertelorismo
  • Anormalidades del nervio óptico (inflamación y atrofia)
  • Vascularización periférica de la cornea
  • Pseudo-exoftalmos progresivos
  • Disminución de la actividad visual
  • Retinopatía
  • Estrabismo
Neurológicos

Rasgos característicos

  • Anormalidades del comportamiento (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Retraso del desarrollo cognitivo (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Deficiencia auditiva
  • Convulsiones (generalmente ausente MPS IVA y VI)

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Quistes aracnoides (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Atrofia cerebral (generalmente ausente MPS IVA y VI)
  • Síndrome de túnel carpiano
  • Compresión/mielopatía/subluxación cervical
  • Agrandamiento de espacios perivasculares
  • Hidrocefalia
  • Displasia de odontoides
  • Paquimeningitis cervical
  • Edema papilar/atrofia óptica
  • Sordera neurosensorial
  • Anormalidades de intensidad de señal
  • Estenosis espinal
  • Ventriculomegalia
Cardiovasculares

Rasgos característicos

  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Hipertensión pulmonar
  • Válvulas mitrales o aórticas engrosadas, regurgitación o estenosis con presencia de hipertrofia ventricular
  • Insuficiencia tricuspidea
Pulmonares

Rasgos característicos

  • Menor resistencia/intolerancia al ejercicio
  • Apnea del sueño

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Obstrucción de las vías aéreas superiores e inferiores (estrechamiento bronquial, estrechamiento de las vías supraglótica e infraglótica)
  • Reducción progresiva del volumen pulmonar
  • Infecciones respiratorias
  • Trastornos del sueño (apnea obstructiva del sueño /síndrome hipopnea y síndrome de resistencia de la vía aérea superior)
Gastrointestinales

Rasgos característicos

  • Dolor abdominal
  • Constipación
  • Hepatoesplenomegalia
  • Hernias
  • Heces blandas

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Hepatoesplenomegalia
Dentales

Rasgos característicos

  • Superficies bucales anormales
  • Dentinogénesis imperfecta
  • Hipodoncia
  • Cúspides en punta
  • Incisivos con forma de pala
  • Esmalte desgastado

Rasgos revelados por la evaluación específica de la enfermedad

  • Superficies bucales anormales
  • Esmalte desgastado

Existen diversos tipos de pacientes con MPS — descubra el espectro completo

En la práctica diaria, esa diversidad de manifestaciones puede complicar la identificación del paciente

La mejor forma de diagnosticar MPS de manera certera es derivar al paciente a un genetista que esté familiarizado con MPS y sepa cómo confirmar el diagnóstico.1,19

Usted debe sospechar MPS cuando se encuentra con pacientes que

  • Muestran una cantidad o patrón de signos heterogéneos aparentemente no relacionados 1,19
  • Poseen una gran necesidad de cirugias 1,19
La identificación temprana se basa en ver el cuadro clínico completo y conocer los signos distintivos de la MPS.1,2,6,10,19

Descubrir la patología detrás del cuadro

Las MPS presentan patologías y mecanismos similares, independientemente de la deficiencia enzimática específica.1,6

las MPS son una categoría de enfermedades de almacenamiento enzimático. existen 11 tipos de MPSs identificadas con distintas edades de aparición, que pueden no corresponder con la edad del diagnóstico. Cada una es causada por una deficiencia de almacenamiento o depósito lisosomal.1,2,6,10,19

  • Las enzimas lisosomales procesan glicosaminoglicanos (GAGs).1,6
  • La acumulación de GAGs en el organismo causa un daño progresivo que se manifiesta en una variedad de consecuencias multistémicas.1,6

A modo de ejemplo, este video muestra el mecanismo de la enfermedad para Morquio A (MPS IVA).

Optimice los resultados—cambie el curso clínico de sus pacientes

El hogar médico: un modelo de atención óptimo para las MPS

Décadas de práctica y de investigación acerca de la enfermedad y terapias culminaron en nuevos enfoques para el tratamiento clínico de enfermedades MPS. En el centro de la nueva era de tratamiento se encuentra el hogar médico —un modelo de atención coordinado, multidisciplinario.6,31-33

Los únicos riesgos y necesidades asociadas con estos cuadros complejos multisistémicos son manejados mediante la coordinación de TRE (si estuviera disponible) con el hogar médico, creando así 3 pilares de atención.2,6,8,34-36

Como el paradigma de tratamiento continúa evolucionando, los cambios en las mejoras prácticas y estrategias siguen siendo una gran promesa para los pacientes y familias afectadas por estas enfermedades.8,31

Es fundamental una rápida derivación para el diagnóstico a fin de optimizar el cuidado de los pacientes con MPS.1,2,6

Lea Más

Early investigation leads to early intervention.
Avoid delay.

Es una nueva era. Manténgase informado

References:  1. Lehman TJA, Miller N, Norquist B, Underhill L, Keutzer J. Diagnosis of the mucopolysaccharidoses. Rheumatology. 2011;50(suppl 5):v41-v48.  2. Hendriksz C. Improved diagnostic procedures in attenuated mucopolysaccharidosis. Br J Hosp Med. 2011;72(2):91-95.  3. Hendriksz CJ, Al-Jawad M, Berger KI, et al. Clinical overview and treatment options for non-skeletal manifestations of mucopolysaccharidosis type IVA. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):309-322. doi:10.1007/s10545-012-9459-0.  4. Engel PA, Bagal S, Broback M, Boice N. Physician and patient perceptions regarding physician training in rare diseases: the need for stronger educational initiatives for physicians. J Rare Disord. 2013;1(2):1-15.  5. Clarke LA, Winchester B, Giugliani R, Tylki-Szymańska A, Amartino H. Biomarkers for the mucopolysaccharidoses: discovery and clinical utility. Mol Genet Metab. 2012;106(4):396-402. doi:10.1016/j.ymgme.2012.05.003.  6. Muenzer J, Beck M, Eng CM, et al. Long-term, open-labeled extension study of idursulfase in the treatment of Hunter syndrome. Genet Med. 2011;13(2):95-101. doi:10.1097/GIM.0b013e3181fea459.  7. Muenzer J. Early initiation of enzyme replacement therapy for the mucopolysaccharidoses. Mol Genet Metab. 2014;111(2):63-72. doi:10.1016/j.ymgme.2013.11.015.  8. Muenzer J, Wraith JE, Clarke LA, International Consensus Panel on the Management and Treatment of Mucopolysaccharidosis I. Mucopolysaccharidosis I: management and treatment guidelines. Pediatrics. 2009;123(1):19-29. doi:10.1542/peds.2008-0416.  9. Clarke LA. Pathogenesis of skeletal and connective tissue involvement in the mucopolysaccharidoses: glycosaminoglycan storage is merely the instigator. Rheumatology (Oxford). 2011;50(suppl 5):v13-18. doi:10.1093/rheumatology/ker395.  10. Morishita K, Petty RE. Musculoskeletal manifestations of mucopolysaccharidoses. Rheumatology. 2011;50(suppl 5):v19-v25. doi:10.1093/rheumatology/ker397.  11. Hendriksz CJ, Berger KI, Giugliani R, et al. International guidelines for the management and treatment of Morquio A syndrome. Am J Med Genet Part A. 2014;9999A:1-15. doi:10.1002/ajmg.a.36833.  12. Berger KI, Fagondes SC, Giugliani R, et al. Respiratory and sleep disorders in mucopolysaccharidosis. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):201-210. doi:10.1007/s10545-012-9555-1.  13. Spinello CM, Novello LM, Pitino S, et al. Anesthetic management in mucopolysaccharidoses. ISRN Anesthesiol. 2013;2013:1-10. doi:10.1155/2013/791983.  14. Lampe C. Attenuated mucopolysaccharidosis: are you missing this debilitating condition? Rheumatology (Oxford). 2012;51(3):401-402. doi:10.1093/rheumatology/ker375.  15. Tomatsu S, Montaño AM, Oikawa H, et al. Mucopolysaccharidosis type IVA (Morquio A disease): clinical review and current treatment: a special review. Curr Pharm Biotechnol. 2011;12(6):931-945. doi:1389-2010/11.  16. Lachman RS, Burton BK, Clarke LA, et al. Mucopolysaccharidosis IVA (Morquio A syndrome) and VI (Maroteaux-Lamy syndrome): under-recognized and challenging to diagnose. Skeletal Radiol. 2014;43(3):359-369. doi:10.1007/s00256-013-1797-y.  17. Montaño AM, Tomatsu S, Gottesman GS, Smith M, Orii T. International Morquio A Registry: clinical manifestation and natural course of Morquio A disease. J Inherit Metab Dis. 2007;30(2):165-174. doi:10.1007/s10545-007-0529-7.  18. Thümler A, Miebach E, Lampe C, et al. Clinical characteristics of adults with slowly progressing mucopolysaccharidosis VI: a case series. J Inherit Metab Dis. 2012;35(6):1071-1079. doi:10.1007/s10545-012-9474-1.  19. Muenzer J. The mucopolysaccharidoses: a heterogeneous group of disorders with variable pediatric presentations. J Pediatr. 2004;144(suppl 5):S27-S34.  20. Kinirons MJ, Nelson J. Dental findings in mucopolysaccharidosis type IV A (Morquio’s disease type A). Oral Surg Oral Med Oral Pathol. 1990;70(2):176-179.  21. Lachman R, Martin KW, Castro S, Basto MA, Adams A, Teles EL. Radiologic and neuroradiologic findings in the mucopolysaccharidoses. J Pediatr Rehabil Med. 2010;3(2):109-118. doi:10.3233/PRM-2010-0115.  22. Cimaz R, Coppa GV, Koné-Paut I, et al. Joint contractures in the absence of inflammation may indicate mucopolysaccharidosis [hypothesis]. Pediatr Rheumatol Online J. 2009;7:18. doi:10.1186/1546-0096-7-18.  23. Fahnehjelm KT, Ashworth JL, Pitz S, et al. Clinical guidelines for diagnosing and managing ocular manifestations in children with mucopolysaccharidosis. Acta Ophthalmol. 2012;90(7):595-602. doi:10.1111/j.1755-3768.2011.02280.x.  24. Zafeiriou DI, Batzios SP. Brain and spinal MR imaging findings in mucopolysaccharidoses: a review. AJNR Am J Neuroradiol. 2013;34(1):5-13. doi:10.3174/ajnr.A2832.  25. Braunlin EA, Harmatz PR, Scarpa M, et al. Cardiac disease in patients with mucopolysaccharidosis: presentation, diagnosis and management. J Inherit Metab Dis. 2011;34(6):1183-1197. doi:10.1007/s10545-011-9359-8.  26. Braunlin E, Orchard PJ, Whitley CB, Schroeder L, Reed RC, Manivel JC. Unexpected coronary artery findings in mucopolysaccharidosis. Report of four cases and literature review. Cardiovasc Pathol. 2014;23(3):145-151. doi:10.1016/j.carpath.2014.01.001.  27. Mesolella M, Cimmino M, Cantone E, et al. Management of otolaryngological manifestations in mucopolysaccharidoses: our experience. Acta Otorhinolaryngol Ital. 2013;33(4):267-272.  28. Martins AM, Dualibi AP, Norato D, et al. Guidelines for the management of mucopolysaccharidosis type I. J Pediatr. 2009;155(4)(suppl 2):S32-S46. doi:10.1016/j.jpeds.2009.07.005.  29. Wood TC, Harvey K, Beck M, et al. Diagnosing mucopolysaccharidosis IVA. J Inherit Metab Dis. 2013;36(2):293-307. doi:10.1007/s10545-013-9587-1.  30. Data on file. Biomarin Pharmaceutical, Inc.  31. Drummond JC, Krane EJ, Tomatsu S, Theroux MC, Lee RR. Paraplegia after epidural-general anesthesia in a Morquio patient with moderate thoracic spinal stenosis. Can J Anesth. 2015;62(1):45-49. doi:10.1007/s12630-014-0247-1.  32. Sharkia R, Mahajnah M, Zalan A, Sourlis C, Bauer P, Schöls L. Sanfilippo type A: new clinical manifestations and neuro-imaging findings in patients from the same family in Israel: a case report. J Med Case Rep. 2014;8:78. doi:10.1186/1752-1947-8-78.  33. Heese BA. Current strategies in the management of lysosomal storage diseases. Semin Pediatr Neurol. 2008;15(3):119-126. doi:10.1016/j.spen.2008.05.005.  34. Kakkis ED. Enzyme replacement therapy for the mucopolysaccharide storage disorders. Expert Opin Investig Drugs. 2002;11(5):675-685.  35. Agency for Healthcare Research and Quality. Defining the PCMH. https://pcmh.ahrq.gov/page/defining-pcmh. Accessed December 15, 2015.  36. Hwu W-L, Okuyama T, But WM, et al. Current diagnosis and management of mucopolysaccharidosis VI in the Asia-Pacific region. Mol Genet Metab. 2012;107(1-2):136-144. doi:10.1016/j.ymgme.2012.07.019.  37. Klitzner TS, Rabbitt LA, Chang RKR. Benefits of care coordination for children with complex disease: a pilot medical home project in a resident teaching clinic. J Pediatr. 2010;156(6):1006-1010. doi:10.1016/j.jpeds.2009.12.012.  38. Mosquera RA, Avritscher EBC, Samuels CL, et al. Effect of an enhanced medical home on serious illness and cost of care among high-risk children with chronic illness: a randomized clinical trial. JAMA. 2014;312(24):2640-2648. doi:10.1001/jama.2014.16419.